dissabte, 4 de maig de 2013

Primera actuación

Raquel

“Yo era una persona gris que hacía un trabajo que no me gustaba en Barcelona; ahora hago una cosa con verdadero sentido y soy muy feliz”.
A Raquel el ERE que hubo en la empresa donde trabajaba le pareció una oportunidad. Dejó atrás todo lo que tenía y se vino al Nepal a ayudar a llevar la contabilidad de Amics del Nepal en Katmandú.
No sabe cuánto tiempo estará aquí, pero es posible que al cabo de unos meses se vaya a Birmania, Indonesia o cualquier otro país asiático. De momento disfruta de no saber si es lunes o jueves. La conocimos en nuestra visita al orfanato de Children Protection Home, que se ocupa de niños cuyos padres están en la cárcel.

Primera actuación

Por cierto, ¡vaya sitio! Sólo cruzar la verja se te encogía el alma. No lo describiré para ahorrar el mal trago al lector, y para no dejar en mal papel a nadie. Sólo constatar que Amics del Nepal intenta llegar a acuerdos para colaborar con esta institución local y mejorar el control de los recursos, pero de momento no lo consigue.
Nos condujeron a la sala donde iba a tener lugar la actuación y empezaron a llegar niños. Como al Mágic Andreu se le escapa la magia de las manos empezaron a salir bolas rojas de detrás de las orejas y la cosa se animó enseguida. Tanto, que fue difícil retener a los niños fuera de la sala, pues intentaban colarse por puertas y ventanas como ardillas afanosas.

¿Barreras culturales?

Yo había visto varias veces al Mágic Andreu actuar ante los niños internados en Oncología Infantil del Hospital de la Vall d'Hebron, en Barcelona, y sabía que era capaz de hacer reír a chicos que lo están pasando mal, pero tenía curiosidad por saber si en una cultura tan diferente como la nepalí surtiría el mismo efecto. Tardé dos minutos y medio en descubrirlo. Tonto por dudarlo: la magia es universal.

Entrega

Hacer las fotos de una actuación del Mágic Andreu es como arbitrar un Barça – Madrid: puedes olvidar tu tarea porque te dejas llevar por el disfrute de ver jugar a todas aquellas estrellas del balón. Es algo hipnótico. La atmósfera que es capaz de crear con sus trucos y sus bromas es fruto de la pasión con que se entrega al espectáculo y a los niños. Él mismo lo repite constantemente: “he alcanzado el éxito con la magia porque la hago con amor”.

Ahora, conviviendo estos días con él, puedo constatar la dedicación con que se entrega a su trabajo. Cuida mucho las horas de sueño para proteger su garganta, no va a ningún sitio si no lleva un equipo de sonido de repuesto, apunta ideas y los sitios que ha visitado en su libreta con la caligrafía que le caracteriza, cuida la alimentación para estar ágil de cuerpo y mente, y además es un innovador, porque mantiene su magia siempre fresca con nuevos trucos de cosecha propia.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada